Flora Intestinal, qué es y cómo cuidarla.

En el artículo de hoy os queremos contar lo importante que es para nuestro organismo tener una correcta flora intestinal, y como podemos cuidarla, además como a veces surgen muchas dudas y no siempre se saben diferenciar, os vamos a explicar la diferencia que hay entre Probióticos y Prebióticos.

Nuestra Flora Intestinal ayuda a que podamos realizar una buena digestión y tiene un importante papel en el funcionamiento de todo nuestro organismo. A continuación te explicamos porque es importante protegerla y cómo podemos hacerlo.

La flora intestinal es un conjunto de bacterias que viven en nuestro intestino y que la mayoría son beneficiosas. Cuando por diferentes motivos se ve alterada, se pueden producir diferentes molestias a nivel digestivo como gases, diarrea, hinchazón, estreñimiento etc.

Pero además nuestro organismo se puede ver afectado en otros campos importantes como es la absorción de nutrientes como las vitaminas, los minerales, en la producción de factores de crecimiento, la estimulación del sistema inmune, la eliminación de toxinas, la función que tiene como barrera frente a diferentes gérmenes patógenos, etc.

La alimentación es clave para ayudar a protegerla y facilitar su regeneración, para ello es bueno reducir la ingesta de alimentos ricos en grasa animal, fritos y picantes, como recomienda la FEAD (federación Española del aparato digestivo), así como moderar el consumo de bebidas como el café y el alcohol e intentar evitar el consumo de tabaco, También es recomendable evitar el uso de laxantes, el estrés, el sedentarismo y el exceso de peso ya que son factores que pueden acabar dañando nuestra flora.

Por otro lado hay ciertos hábitos y alimentos que nos ayudan a mantenerla en buen estado como por ejemplo, beber al día al menos 2 l de agua, realizar 5 comidas al día, intentar hacer algún tipo de actividad física, y comer de manera regular alimentos ricos en fibra como frutas, verduras, frutos secos y legumbres. Podemos añadir a nuestra dieta probioticos y prebióticos.

A continuación os explicamos la diferencia que existe entre estos dos aliados de nuestra flora.

Los Prebióticos son sustancias no digeribles como la fibra, su función es estimular la actividad y el crecimiento de determinado tipo de bacterias intestinales, en los alimentos los podemos encontrar en general en las frutas y en las verduras , destacando entre ellas la achicoria, la alcachofa, los plátanos o los espárragos, que contienen una proporción importante de inulina, que es una fibra estimuladora del crecimiento de la flora y que facilita los movimientos intestinales ayudando a mejorar la digestión, aunque existen muchos más.

Por su parte los probióticos son directamente microorganismo vivos que incorporamos de manera externa a nuestro organismo a través de la alimentación o con suplementos, los podemos encontrar a nivel de alimentos en el yogurt y en los fermentos lácticos, las opciones más conocidas pero hay mas alimentos que los aportan el chucrut, la tempeh, el té de kombucha, el kéfir, los encurtidos etc.

Lo que queda claro es que para mantener un buen estado de salud, debemos cuidar nuestro sistema digestivo.

La información ofrecida en nuestra web es de carácter divulgativo no prescriptivo. Los complementos alimenticios no deben utilizarse como sustitutos de una dieta equilibrada y variada. Recomendamos consultar siempre con un especialista o con la marca.
Los complementos nutricionales no son medicamentos.

 

Etiquetado , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies